Comunidades Energéticas

Las comunidades energéticas permiten aprovechar recursos renovables allí donde están y activan la participación ciudadana en la producción de energía. Aunque la idea del autoconsumo no es nueva, su contribución en la transición hacia un sistema sin emisiones de CO2 gana puntos. El éxito va por países.

Las comunidades energéticas se construyen sobre el concepto del autoconsumo energético local. Es decir, la producción de energía para uso propio, individual o colectivo, y en el mismo lugar en el que se genera. La idea no es nueva, pero sí ha ganado relevancia en los últimos años tras habérsele reconocido cierto estatus jurídico y legal y haberse señalado su importancia para acelerar la transición hacia un sistema energético sin emisiones de CO2

Ventajas de las comunidades energéticas

Las comunidades energéticas son una pieza clave en la reorganización de los sistemas de producción y distribución de energía. Permiten aprovechar los recursos renovables allí donde están y son una puerta abierta para la participación activa de los ciudadanos en el sistema energético. Según el informe ‘Community Energy: A practical guide to reclaiming power’, sus ventajas pueden resumirse en:

  • Abandono de las energías fósiles y reducción de la huella de carbono local.
  • Mayor eficiencia en el consumo, sobre todo, en aquellas comunidades que tengan como objetivo mejorar la distribución y reducir el gasto de las viviendas y el transporte.
  • Alternativas de inversión colectiva para el desarrollo de las energías renovables.
  • Implantación de renovables desde el respeto y el compromiso de la comunidad, en lugar de apostar por grandes proyectos desarrollados de espaldas a los ciudadanos.
  • Posible solución a la pobreza energética. Las comunidades energéticas pueden favorecer precios más bajos para los vecinos con menos recursos.
  • Desarrollo de la economía local.
  • Fortalecimiento de los lazos de la comunidad.
  • Redistribución de los beneficios, que revierten en su mayoría en la comunidad local.

Las comunidades energéticas son, en definitiva, una nueva forma de enfocar la generación y la distribución de la electricidad, así como multitud de servicios energéticos. Desarrolladas a nivel local, colocan en el centro el beneficio de la comunidad y su sostenibilidad medioambiental, social y económica.

Nuestro objetivo y propuesta.

  • Todas las comunidades de vecinos (bloques) pueden disponer de energía para sus viviendas, los servicios centrales, el agua caliente comunitaria, calefacción comunitaria ………. todo en el mismo servicio.
  • Eliminar el uso del Gas, eliminar gastos innecesarios.
  • Hacer de las comunidades centros de producción eléctrica de autoconsumo y de generación para la venta